Home / Defender demasiado las ciegas

Defender demasiado las ciegas

septiembre 3, 2020
de Pete Clarke

Los jugadores tienen una mejor comprensión de la defensa de ciegas en la era moderna del poker. Cuando un oponente sube antes del flop, especialmente un aumento pequeño (o mínimo) como es común en los torneos, el jugador en ciega grande obtendrá un precio muy atractivo para defender y ver un flop. Pueden y deben defenderse libremente como resultado. Hay algunos jugadores que llevan esta noción demasiado lejos, en mi opinión, incluso al extremo de igualar la subida con 2 cartas cualquiera si consideran que «el precio es correcto».

 

Veamos el siguiente ejemplo: las ciegas están en 100-200 con una ante de 25 fichas, jugando en mesa de 8. Un jugador en posiciones iniciales abre con un aumento mínimo con un rango que estimamos es de aproximadamente el 16 %. Se retiran todos hasta nuestra ciega grande. Hay 900 en el pozo y es 200 lo que hay que pagar, dándonos 4,5-1 a nuestra igualada. Necesitamos apenas el 18 % de equity para alcanzar el equilibrio en este pago. Tenemos J3o. ¿Debemos defender?

Tuve esta discusión con un estudiante recientemente. El estudiante pagó. El flop llegó Jxx, igualó una apuesta de continuación del flop. El turn era una carta blanca (no modificaba en nada la mano), pasó, su contrincante apostó en grande y se retiró. Estaba cuestionando retirarse en el turn. Fue una buena apuesta apalancada del contrincante; si igualásemos, solo quedaría menos de una apuesta del tamaño del pozo para el river. Sin embargo, mi primera respuesta fue preguntar «¿por qué pagas antes del flop?»

«Es un aumento mínimo, solo necesitamos alrededor del 20 % de equity para igualar y J3o lo tiene fácilmente en contra de su rango, por lo que retirarse sería demasiado básico» fue la respuesta. Bien, ¿cuál es tu plan para después del flop? «¿Ah?» dijo… estaba realmente confundido. Después de investigar un poco más, llegamos al meollo del problema. De hecho, J3o tiene aproximadamente un 28 % de equity bruto frente a un rango de apertura de 16 %. Necesitamos un poco más del 18 % para que pagar sea rentable. 28 %> 18 %, ¿cuál es el problema?

El problema es que el 28 % de equity bruto significa que vemos todas las cartas y podemos esperar ganar frente a ese rango aproximadamente el 28 % de las veces… si esta fuera una situación de all-in, sería correcto pagar con J3o ¡y de hecho con cualquier par de cartas! Todos sabemos esto… una pila corta de 2BB va all-in y pagamos desde la ciega grande por 1 BB más con dos cartas cualesquiera. La matemática dice que obtendremos fichas a largo plazo con este pago.

Sin embargo, esta lógica se rompe cuando hay mucho dinero detrás para apostar después del flop. Si bien esta situación puede presentarnos una ventaja de aproximadamente el 10 % del equity en relación con el precio de pagar, ¿cómo vamos a obtener esa ventaja? Esa fue realmente la naturaleza de mi pregunta a mi estudiante sobre cuál era su plan para jugar después del flop. J3o es una mano muy mala con una jugabilidad muy pobre después del flop. Y cuando quedan muchas fichas para apostar, vamos a tener que jugar después del flop. Si llevamos la mano a la confrontación final, realizaremos el 28 % de nuestro equity, que es exactamente lo que sucede si vamos all-in antes del flop… de forma predeterminada, vemos la confrontación final. Pero ¿vamos a efectivizar nuestro equity cuando queda dinero restante para apostar? Si la mano juega mal después del flop, y estamos fuera de posición sin la iniciativa de las apuestas antes del flop, la respuesta es que probablemente no. Esto se hizo evidente para mi estudiante cuando hablaba a través de la mano… irónicamente, una buena parte de su equity proviene de conectar un par y ser bueno en la confrontación final… conectó el par superior en esta mano y aun así no llegó a la confrontación final porque no estaba cómodo apostando toda la pila con esa mano y el rival hizo una muy buena apuesta apalancada en el turn para presionarlo.

Ahora, eso no significa que siempre debamos tirar nuestras manos basura ante pequeños aumentos cuando estamos en BB. Y en este ejemplo, una ventaja de equity bruto del 10 % es mucho. Significa que pagar la subida y defender nuestra ciega simplemente por el precio no es lo suficientemente bueno. Necesitamos un plan razonable sobre cómo vamos a lograr esta ventaja de equity también cuando hay muchas fichas detrás para jugar después del flop.

Si el abridor es explotable de alguna manera que hemos observado, ahora los planes pueden comenzar a juntarse. Por ejemplo, supongamos que el abridor es un farolero salvaje. Ahora podemos pagar el precio sabiendo que si conectamos el flop con un par podremos atrapar sus faroles de manera rentable. ¿Qué sucede si el abridor es un jugador conservador que apuesta con frecuencia en el flop, pero nos da «pistas involuntarias» sobre el tamaño de las apuestas relacionadas con la fuerza de su mano? ¿O tenemos indicios de que solo hace barriles dobles en el turn con las buenas? Ahora puede haber líneas que podemos tomar para ganar a veces sin mejorar nuestra mano, o alejarnos de una mejora modesta cuando estamos vencidos, explotando los agujeros que sabemos que están en su juego.

Al considerar la defensa antes del flop frente a aperturas pequeñas, no solo miras el precio y usas eso como una excusa para hacer clic en el botón de igualar, sino que en realidad formulas un plan. Sé que necesito un X % de equity y esta mala mano debería tener Y % frente a su rango, y además sucede que Y > X, pero ¿cómo voy a realizar este equity? Ten un plan coherente y no te encontrarás en el turn pasando o retirando una de las conexiones más fuertes que puedes hacer en el par superior y preguntándote qué salió mal.

Publicaciones relacionadas

Publicaciones más recientes